Con el recuerdo de la crisis sanitaria provocada por la variante Delta en 2021, India se prepara ante una posible avalancha de COVID-19, debido a Ómicron y restablece restricciones en varias de sus enormes ciudades.

Las infecciones por COVID-19 están lejos de los terribles datos del segundo trimestre del año pasado, cuando miles de personas morían a diario y la ciudad santa del hinduismo Varanasi mantenía encendidas a todas horas las piras funerarias para la cremación masiva de las víctimas de la pandemia.

Pero los contagios diarios de se han triplicado en dos días esta semana, superando los 90 mil en este país de mil 300 millones de personas, lo que ha encendido las alarmas de algunos expertos de la India ante un futuro colapso de los hospitales.

En el área de Delhi, donde se ubica la capital de la India, se ha impuesto un toque de queda durante el fin de semana para pedir que la gente se quede en casa si no son trabajadores esenciales.

La misma medida se ha tomado en la ciudad de Bangalore, centro tecnológico de la India. Y en Bombay, capital financiera, las autoridades introdujeron un toque de queda nocturno para evitar aumento de caso de COVID-19.

“Incluso un pequeño porcentaje de casos se traduce en un número grande en términos absolutos”, dijo Gautam Menon, profesor de la Universidad Ashoka que ha trabajado en modelos de propagación del COVID-19 en la India.

Esto potencialmente puede poner en dificultades a nuestros sistemas sanitarios a niveles comparables o peor que en la segunda ola (de 2021)”.

Gautam Menon, profesor de la Universidad Ashoka

Médicos y enfermeras en la India por ahora son optimistas por el menor número de casos graves de COVID-19 entre los pacientes ingresados y por la experiencia acumulada.

“El año pasado no sabíamos exactamente con qué estábamos lidiando. Creo que ahora, mentalmente, es un poco mejor”, dice una enfermera de un hospital de Delhi, que requirió el anonimato por no estar autorizada a expresarse en público.

Suresh Kumardirector del hospital Lok Nayak Jai Prakash de la capital de la India, indicó que el aumento “no era motivo de pánico”, aunque los ingresos hospitalarios se hayan cuadruplicado hasta 20 a principios de semana.

El gobierno del primer ministro de la IndiaNarendra Modi, hasta ahora ha dejado de lado la posibilidad del confinamiento nacional introducido durante el catastrófico brote del año pasado.

India: rápido incremento de contagios de COVID

Las autoridades de la India siguen con preocupación este rápido incremento de contagios de COVID-19 y algunos de los mayores centros urbanos se apresuraron a reimponer restricciones.

Los confinamientos anteriores fueron un duro golpe para la economía de la India y algunos temen por el impacto financiero de estas nuevas medidas.

“Trabajaré solo 15 días este mes”, dijo el residente de Delhi, Tumul Srivastava, cuya oficina está sujeta a los límites de capacidad del 50% impuestos por la ciudad.

“Mi salario será recortado. Todo esto se suma a mi ansiedad”.

Tumul Srivastava, residente de Delhi

India parece mejor preparada para lidiar con Ómicron de lo que lo estaba con la aparición de Delta, cuando más de 200 mil personas murieron en cuestión de semanas.

Solo dos tercios de población vacunada

En aquella ocasión, los hospitales se quedaron sin oxígeno y los pacientes buscaban desesperadamente medicinas. Desde entonces, el personal sanitario ha administrado casi mil 500 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19 y los datos del gobierno de India muestran que dos tercios de la población están completamente vacunados.

Esta campaña de vacunación contra el COVID-19, sumada a la fuerte propagación de la variante Delta en pueblos y ciudades durante la ola anterior en la India, puede ayudar a mitigar el impacto de este nuevo brote.

“Aunque no tenemos datos, esto puede dar una fuerte inmunidad híbrida contra los efectos graves”.

Bhramar Mukherjee, epidemióloga de la Universidad de Michigan

Estudios preliminares sugieren que la variante Ómicron tiene consecuencias más leves entre los infectados a pesar de su rápida propagación en la India.

Pero Mukherjee advierte que una expansión descontrolada de COVID-19 puede presentar serios problemas para India, aunque el balance de la pandemia sea una fracción de lo visto el año anterior.

“En EU y Reino Unido, una gran parte de la mano de obra enferma está afectando la infraestructura de la sociedad y conduce al caos. Me temo que puede haber un periodo en India en el que veamos lo mismo. Simplemente el volumen (de contagios) puede desmoronar el sistema”.

Bhramar Mukherjee, epidemióloga de la Universidad de Michigan