Novak Djokovic, alojado en un centro de retención en Melbourne, dio las gracias este viernes en su cuenta de Instagram a quienes, “alrededor del mundo”, lo apoyan.

“Gracias a mi familia, a mis amigos, a Serbia, y a toda la gente buena alrededor del mundo que me envía su apoyo. Gracias a Dios por la salud. Ese apoyo puedo sentirlo y es enormemente apreciado”, escribió en un mensaje en serbio.

El número uno mundial del tenis deseó también una feliz Navidad a los ortodoxos, después de despertar por segunda vez el viernes en un centro de retención de Melbourne.

El tenista fue colocado en espera de una expulsión tras la anulación de su visado de entrada en Australia, en la noche del miércoles al jueves, ya que no cumplía las estrictas condiciones de entrada en el territorio, impuestas en el marco de la lucha contra el COVID-19.

Según el gobierno australiano, los papeles del jugador de 34 años, que se opuso a la vacunación obligatoria y cuya situación en este sentido es desconocida, no respondían a las condiciones exigidas.

El tenista no será expulsado antes del lunes, fecha de una nueva audiencia ante un juez de Melbourne.

Djokovic había aterrizado en Melbourne el miércoles con la esperanza de defender su título en el Open de Australia que se llevará a cabo del 17 al 30 de enero y de ganar su 21º título en Grand Slam, tras haber recibido oficialmente una derogación médica.

Seguidores de Novak Djokovic se manifiestan contra la detención del tenista en Melbourne

Seguidores del tenista serbio Novak Djokovic se manifestaron este viernes contra la detención en Australia del número uno del mundo, una situación que ha generado furia en Serbia.

Medio centenar de personas, entre  aficionados al tenis, manifestantes antivacunas y defensores de los derechos de migrantes, se congregaron en este día de la Navidad ortodoxa en el exterior del centro de retención en Melbourne.

“Hemos venido a apoyarlo porque es nuestra Navidad, y lo está pasando mal”, dijo Sash Aleksic, uno de los manifestantes.

El centro de retención, ubicado en el antiguo Hotel Park, alberga a 32 refugiados y solicitantes de asilo, atrapados en el estricto sistema de migración australiano.

Se cree que el tenista serbio se puede hallar entre ellos, pero las autoridades fronterizas se han negado a precisar dónde está recluido Djokovic.