Decenas de manifestantes murieron a manos de la policía y más de mil resultaron heridos en Kazajistán, donde en zonas provinciales hubo protestas por el aumento de los precios del gas que se extendieron a la mayor ciudad del país, Almaty, informaron este jueves las autoridades. Hubo cerca de dos mil detenidos.

Los manifestantes comenzaron desde el pasado domingo tomando edificios del gobierno y brevemente el aeropuerto, a medida que aumentaban los saqueos, ante el enojo que provocó el encarecimiento del gas en este país situado en Asia Central.

Ante el caos, Rusia y países aliados de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) anunciaron este jueves el envío a Kazajistán del primer contingente de una “fuerza colectiva de mantenimiento de la paz”, a petición del presidente Kassym-Jomart Tokayev, quien despidió el miércoles a su gabinete y decretó el estado de emergencia como respuesta a las protestas.

El contingente, formado por tropas rusas, bielorrusas, armenias, tayikas y kirguisas, tendrá la misión de proteger las instalaciones estatales y militares y “ayudar a las fuerzas del orden kazajas a estabilizar la situación y restablecer el estado de Derecho”.