Marcos Carmona, alias el “Cabrito”, integrante del grupo delictivo de Los Zetas, fue sentenciado a 91 años de prisión por los delitos de delincuencia organizada y privación ilegal de la libertad, informó la Fiscalía General de la República (FGR).

“La Fiscalía General de la República, a través de la Fiscalía Especializada en Materia de Delincuencia Organizada (FEMDO), en coordinación con la Fiscalía Especializada de Control Regional (FECOR), en su Delegación de Oaxaca, obtuvo sentencia condenatoria de 91 años de prisión contra Marcos (Carmona)”.

Lo anterior fue dictado por un juez federal. El “Cabrito” fue detenido en el año 2011; en ese entonces se le dictó auto de formal prisión en junio de ese mismo año, informó la Fiscalía General de la República.

Posteriormente, y tras los procesos correspondientes, el juez de la causa le dictó sentencia condenatoria por los delitos de privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro, imponiéndole la pena de 25 años de prisión y 2 mil días multa por cada evento.

Al tratarse de tres momentos distintos en la ejecución del delito, el juez condenó al “Cabrito” por el ilícito de delincuencia organizada (hipótesis de secuestro), imponiéndole 16 años de prisión y 500 días multa. En total, 91 años de prisión y 6 mil 500 días multa.

El “Cabrito”, perteneciente a la organización Los Zetas, cumple su sentencia en el Cefereso número 13 “CPS-OAXACA”, con sede en Miahuatlán de Porfirio Díaz, Oaxaca.

  • El “Cabrito” era el jefe de Los Zetas en Oaxaca, donde ordenó realizar diversos delitos como secuestros y homicidios.

El grupo de “Los Zetas” cobró relevancia en el mundo delincuencial por la violencia que imprimían en sus delitos, uno de sus sellos fueron las decapitaciones a sus rivales.

  • Los líderes eran conocidos por estar identificados por la letra “Z”, como por ejemplo el “Z3”, cabecilla de la agrupación.