El ente regulador de medicamentos de Estados Unidos anunció este jueves que autoriza la pastilla contra COVID-19 del laboratorio Merck para adultos de alto riesgo, un día después de que diera luz verde a una similar de Pfizer.

“La autorización de hoy proporciona una opción de tratamiento adicional contra el COVID-19 en forma de pastilla que se puede tomar por vía oral”.

Patrizia Cavazzoni, científica de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA)

Las píldoras de Pfizer lo reduce un 90%, ya que un ensayo clínico sobre su píldora anticovid mostró una alta efectividad. El medicamento Paxlovid, logró bajar el riesgo de hospitalización y muertes entre los pacientes adultos con COVID-19 con alto riesgo de desarrollar formas graves de la enfermedad.

La FDA insistió en su comunicado que tanto las pastillas de Pfizer como las de Merck deberían ser un complemento de las vacunas, en vez de reemplazarlas, porque éstas siguen siendo la herramienta principal en la lucha contra el coronavirus COVID-19.

Aunque ambos tratamientos contra el COVID-19 son generalmente seguros, según revelaron los ensayos clínicos, la pastilla de Merck, llamada molnupiravir, suscita más preocupación.

La FDA no la autoriza para menores de 18 años porque puede afectar el crecimiento de los huesos y cartílagos, ni se recomienda en mujeres embarazadas debido al posible daño fetal. Precisó que los médicos son quienes deciden si los beneficios de estos tratamientos superan los riesgos en casos individuales.

  • La organización encargada de regular medicamentos en Estados Unidos detalló que se ingieren ocho cápsulas de molnupiravir diarias durante cinco días, es decir un total de 40.

Estados Unidos ha hecho un pedido de pastillas Merck por valor de 3.1 millones de dólares (2.7 millones de euros), y otro de las de la empresa farmaceútica Pfizer, por 10 millones (8.8 millones de euros).

El molnupiravir actúa incorporándose al genoma del virus, lo que causa mutaciones que previenen la réplica viral.