El presidente de RusiaVladimir Putin calificó este jueves como una señal “positiva” la voluntad de Estados Unidos para discutir las garantías de seguridad reclamadas por Moscú para frenar la expansión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) hacia el este de Europa, derivado de las tensiones que dos días antes crecieron por el conflicto en Ucrania.

Hace un par de días, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, acusó a Washington de haber preparado “provocaciones” en Ucrania, como el envío de “un compuesto químico indeterminado” hacia el frente donde se libra el conflicto entre elementos del ejército ucranianos y separatistas prorrusos.

“Hemos visto hasta ahora una reacción positiva. Los socios estadounidenses nos dijeron que estaban listos para iniciar esta discusión, estas conversaciones, a principios del año próximo”.

Vladimir Putin, presidente de Rusia

El mandatario ruso agregó que cualquier futura ampliación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) es “inaceptable” para Rusia.

“Espero que la primera reacción positiva (de Estados Unidos), con el anuncio del inicio de las negociaciones (en Ginebra) en enero, nos permita avanzar”.

Vladimir Putin, presidente de Rusia

Rusia y el conflicto con Ucrania

El conflicto que mantiene Rusia con Ucrania inició en 2014 cuando Moscú arrebató Crimea a Ucrania en 2014 y desde entonces ha respaldado una rebelión de separatistas en el este de Ucrania que luchan contra el Kiev en el este del aque país.

Recientemente, The Washington Post reveló que Rusia prepara una ofensiva contra Ucrania con hasta 175 mil soldados a principios de 2022.

El conflicto en Ucrania acumula más de 13 mil muertos. Las tropas de Kiev están empantanadas en el conflicto con los separatistas, y probablemente serían derrotadas si las tropas de Rusia cruzan la frontera.

Además, imágenes satelitales revelaron una masiva concentración de tropas rusas en la frontera con Ucrania, sembrando un creciente temor a una guerra en Europa.

Ante las acciones del gobierno de RusiaEstados Unidos y sus aliados europeos han buscado reforzar al ejército de Ucrania desde 2014 cuando las fuerzas armadas de ese país se derrumbaron ante la presión rusa.

Sin embargo, Vladimir Putin ha rechazado las acusaciones, señalando que las políticas antirrusas de Ucrania y sus aliados occidentales, particularmente en el contexto de la guerra contra los separatistas en el este de Ucrania, representan una amenaza.

“Tenemos que pensar en nuestra seguridad, no solo para hoy, ni para mañana. No podemos vivir mirando por encima del hombro y pensando, ¿qué va a pasar? ¿Cuándo van a golpear?”.

Vladimir Putin, presidente de Rusia

Interrogado sobre la represión de la oposición rusa, que aumentó considerablemente en 2021, Putin afirmó que no se trataba de amordazar a los detractores sino de frenar las operaciones de influencia extranjera.

“Les recuerdo lo que nuestros adversarios han estado diciendo durante siglos: Rusia no puede ser derrotada, solo puede ser destruida desde dentro”, dijo. Según él, esto es lo que provocó la caída de la URSS hace 30 años.

El año empezó con la detención del principal opositor Alexéi Navalni tras sobrevivir a un envenenamiento del que él acusa al Kremlin. Después, su movimiento fue prohibido por “extremista”.

El presidente de Rusia lo calificó de “estafador”, refiriéndose a su condena en un caso de fraude, considerado inventado por la oposición.

Países del Occidente acusan a Moscú de operaciones agresivas, ya que el ejército de Rusia ha desplegado decenas de miles de efectivos en su frontera con Ucrania, en donde Rusia se anexó Crimea, que formaba parte del territorio ucraniano.

Por su parte, Rusia afirma que quiere garantizar su seguridad frente a las “provocaciones” de Kiev y de Occidente, y presentó la semana pasada dos tratados, uno destinado a Estados Unidos y el otro a la OTAN, para presentar sus exigencias y destrabar el conflicto.

Los dos tratados prohíben la ampliación de la OTAN, en particular a Ucrania, y limitan la cooperación militar occidental en Europa del este y la exURSS, sin imponer medidas similares a Rusia.

“El balón está en su campo. Deben respondernos””, afirmó este jueves Vladimir Putin, indicando que los representantes de Rusia para las negociaciones con los estadounidenses a principios de año en Ginebra ya fueron elegidos.