Un caso que ha indignado a la opinión pública es el de una niña de cuatro años de edad, quien falleciera tras acudir al dentista en Puebla.
Foto: Cuartoscuro/Archivo

Un caso que ha indignado a la opinión pública es el de una niña de cuatro años de edad, quien falleciera tras acudir al dentista en el municipio de Amozoc, en el estado de Puebla.

La pequeña habría sido llevada por sus padres para ser atendida en una clínica dental debido a un fuerte dolor de muelas y tras ingresar al consultorio del dentista, mientras sus padres la esperaban afuera, ella habría fallecido.

  • Al poco tiempo de que la niña se encontrara siendo atendida por el dentista y el anestesiólogo, presuntamente padre e hijo, el primero habría salido a decirle a los padres de la menor que se encontraba mal por lo que, la niña recibió asistencia médica.

Sin embargo, los paramédicos informaron a los padres que la niña ya no contaba con signos vitales lo que habría podido ser consecuencia de una anestesia general mal aplicada, durante el procedimiento dental y, al buscar al dentista, éste ya se había ido.

El caso que habría tenido lugar el jueves 16 de diciembre, conmocionó a la comunidad y ante el hecho, el mismo gobernador poblano Miguel Barbosa indicó, a los 30 minutos de iniciada su conferencia de prensa del día 20 de diciembre, que la Fiscalía General del Estado (FGE) abrió una carpeta de investigación y trabajará para detener a quien resulte responsable de un posible acto de negligencia médica.

  • Presuntamente, tanto padre como el hijo se habrían dado a la fuga tras percatarse de la muerte de la menor y hasta el momento se desconoce su paradero.

Públicamente, el mandatario poblano dijo que la principal causa de que ocurran estos lamentables casos no se debe a que los médicos tengan que pedir permiso para aplicar anestesia, sino que se trate de gente que no es especializada.