Ante el avance de la variante Ómicron del nuevo coronavirus y el endurecimiento de las medidas impuestas en Europa, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró que el país está “preparado” y repitió que no hay motivos para “alarmarse”; además, hizo un llamado a los estadounidenses no vacunados: les dijo que inmunizarse es su “deber patriótico”.

“Todos deberíamos estar preocupados por Ómicron”, pero “no alarmados”, dijo en un discurso televisado desde la Casa Blanca. “Esto no es marzo de 2020. Estamos listos”, agregó.

Los no vacunados, con “buenos motivos para estar preocupados”

Si bien llamó a la población a mantener la calma ante la variante Ómicron, detectada en Sudáfrica por primera vez, Joe Biden advirtió a quienes no están completamente vacunados, pues, dijo, tienen “buenos motivos para estar preocupados”.

Llamó a la población a inmunizarse contra el nuevo coronavirus como un “deber patriótico”.

“Quienes decidan no vacunarse son responsables de sus propias decisiones, pero estas decisiones son alimentadas por la desinformación en la televisión y las redes sociales”, lamentó, denunciando el comportamiento “inmoral” de algunas empresas que generan beneficios al permitir la difusión de mentiras “que pueden matar a sus propios clientes”.

Las “tres grandes diferencias” que dan calma a Biden

El demócrata afirmó que existen “tres grandes diferencias” entre el inicio de la pandemia, en marzo del 2020, y ahora:

En primer lugar, el mandatario estadounidense destacó el desarrollo de vacunas por diversos laboratorios que se han aplicado en gran parte de los países en el globo terráqueo, y de las cuales se ha inmunizado con una dosis de refuerzo en varias naciones, incluido México.

Biden enfatizó la abundancia de equipos de protección individual para el personal de salud que debe lidiar con el flujo de personas sin vacunar en los hospitales.

Mientras que una tercera diferencia entre el momento que se vive por Ómicron y el inicio de la pandemia es el saber acumulado sobre el virus que surgió a finales del 2019 en la región de Wuhan, China.

La estrategia de EU contra Ómicron

La Casa Blanca detalló más temprano la estrategia defendida por el presidente Joe Biden para hacer frente a la propagación de la variante Ómicron, de la que ya se detectan más de 20 casos en México.

Entre las medidas de la estrategia de Estados Unidos contra la nueva cepa destacan:

  • Pruebas de diagnóstico
  • Capacidad de vacunación reforzada
  • Medios suplementarios para los hospitales

Como parte de la estrategia, las autoridades de Estados Unidos van a distribuir gratuitamente 500 millones de pruebas y movilizar unos mil médicos, enfermeros y miembros del personal médico del Ejército.

Además, donarán más de 500 millones de dólares de ayuda suplementaria a organizaciones internacionales para lucha contra el COVID-19 ante la irrupción de la cepa Ómicron.

La nueva variante fue responsable de 73.2% de los nuevos contagios de COVID-19 en Estados Unidos la semana pasada.

El presidente también declaró que “considera” levantar las restricciones de viaje para ocho países africanos, el continente en donde apareció por primera vez la variante, ya que Ómicron se encuentra ahora en el mundo entero.

“Sé que están cansados. (…) Y sé que están frustrados. Todos queremos que acabe, pero seguimos inmersos en ello”.

Joe Biden, presidente de Estados Unidos

Sin embargo, el Gobierno de la Unión Americana no plantea nuevas restricciones a días de la celebración de Navidad.