La variante ómicron se está «propagando a la velocidad de un rayo» en Europa y probablemente se convierta en la cepa dominante en Francia a principios del próximo año, advirtió este viernes el primer ministro de Francia Jean Castex al anunciar nuevas restricciones para los viajeros de Reino Unido.

Reino Unido ha sido hasta ahora la nación más afectada en la región, con casi 15.000 casos confirmados de la variante ómicron el viernes.

Pero los funcionarios de salud de todo el continente se preparan para una nueva ola de infecciones.

Este sábado, Países Bajos se convirtió en la nación con medidas más estrictas contra ómicron hasta el momento al decretar un confinamiento que durará, en principio, hasta mediados de enero.

Reuters