La cifra de muertos por el tifón más fuerte en azotar Filipinas este año subió a 375, informó este lunes la policía, mientras se intensifican los esfuerzos por llevar alimentos y agua a las islas devastadas.

Al menos 500 personas resultaron heridas y 56 desaparecieron luego de que el tifón Rai arrasó el sur y centro del archipiélago, según la policía.

La Cruz Roja Filipina reportó una “completa carnicería” en las zonas costeras golpeadas por Rai, que dejó casas, hospitales y escuelas “hechas trizas”.

Más de 300 mil personas abandonaron sus casas y hoteles de playa tras el paso de Rai, dejando a varias zonas sin comunicaciones ni servicio eléctrico, mientras en otros sitios arrancó techos y derribó postes de electricidad.

“Nuestra situación es desesperada”, declaró Ferry Asuncion, un vendedor callejero en la ciudad de Surigao, devastada por la tormenta

¿Qué más se sabe del tifón en Filipinas?

Arthur Yap, el gobernador de la isla de Bohol, un popular destino turístico, informó que las víctimas fatales en la isla sumaron 80.

En las islas Dinagat, el portavoz de la delegación provincial, Jeffrey Crisostomo, indicó que hay otros 10 fallecidos.

Con esto la cifra total de muertes reportadas asciende a 375 de acuerdo con datos oficiales que confirman que Rai ha sido de los tifones más mortíferos que han golpeado a Filipinas en los últimos años.

Es probable que el balance aumente a medida que las agencias del gobierno comiencen a evaluar la totalidad del desastre.

Medidas que se han tomado por este desastre natural

El tifón Rai azotó Filipinas el jueves con vientos de 195 km por hora y actualmente hay desplegados miles de policías, militares, guardias costeros y bomberos para asistir en las búsquedas y rescate en las zonas afectadas.

El sábado el ciclón se alejó avanzando por el mar de China Meridional y el domingo estaba frente a las costas de Vietnam avanzando hacia el norte.

Maquinaria pesada, como retroexcavadoras y tractores, fue usada para ayudar a despejar carreteras bloqueadas por la caída de postes y árboles.

Una evaluación aérea de los daños al norte de Bohol dejó “muy claro” que la gente ha sufrido mucho en términos de casas destruidas y pérdidas agrícolas, indicó Yap, quien declaró estado de emergencia en la isla.

Por su parte, el Papa Francisco al finalizar su oración dominical tradicional del Ángelus, expresó su “cercanía con el pueblo de Filipinas”, país en su mayoría católico, añadiendo que “pueda el santo Niño llevar consuelo, esperanza a las familias con más dificultades”, en referencia a la cercana Navidad.