Pfizer Inc, uno de los principales fabricantes de vacunas, informó que es posible que la pandemia del COVID-19 dure hasta 2024, cuando se convertirá en una enfermedad endémica que causará brotes regionales en todo el mundo, como la gripe.

Lo anterior se debería, en gran parte, a que actualmente la variante Ómicron parece ser mucho más transmisible que las anteriores del virus y más capaz de evadir las defensas inmunes, según los primeros estudios.

Nanette Cocero, presidenta global de Pfizer Vacunas ha declarado que creen que el COVID hará la transición a un estado endémico principalmente para el 2024, cuando la ciudadanía tenga suficiente inmunidad gracias a las vacunas o a infecciones previas.

Cuando el COVID-19 sea una enfermedad endémica se podrían mantener controladas las transmisiones hospitalizaciones y muertes.

Ómicron avanza en EU

Autoridades sanitarias de Estados Unidos han asegurado que es probable que Ómicron se convierta en la variante dominante en el país, tras su rápida propagación en lugares como Sudáfrica y el Reino Unido, y podría poner a prueba a los hospitales que aún luchan por contener el aumento de la variante Delta.

Las hospitalizaciones por la pandemia del COVID-19 se han disparado un 45% en el último mes, y los casos han aumentado un 40% hasta alcanzar un promedio de siete días de 123 mil nuevas infecciones al día.

Llaman a vacunarse y seguir usando el cubrebocas

Los funcionarios de salud de Estados Unidos instaron este domingo a la población a recibir vacunas de refuerzo, usar cubrebocas y tener cuidado si viajan durante las vacaciones, a la espera de que Ómicron se convierta en la variante dominante del coronavirus en el país.

El gobierno se está preparando para la siguiente fase en una lucha contra una pandemia que en su país que ha dejado 800 mil muertos y alterado todos los aspectos de la vida diaria.

El Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud, dijo a la cadena CBS que el número de casos de Ómicron aumentará abruptamente en las próximas dos semanas.

“Si ha recibido vacunas y un refuerzo está muy bien protegido contra la posibilidad de que Ómicron le cause una enfermedad grave. Por lo tanto, cualquiera que esté dentro del 60% de los estadounidenses que son elegibles para un refuerzo pero aún no ha recibido ésta es la semana para hacerlo”, señaló.

Los datos preliminares obtenidos en Sudáfrica sugieren que esta variante provoca una enfermedad más leve que la variante Delta, que es la que sigue provocando gran parte de la ola actual. Pero un estudio británico publicado el viernes no encontró diferencias en la gravedad entre las dos.