La Secretaria de Seguridad Ciudadana de la capital del país inició el reforzamiento del operativo Alcoholímetro decembrino en la Ciudad de México.

En la esquina de Florencia y Chapultepec, en la Colonia Juárez, se instaló una de las 25 carpas que funcionará diariamente hasta el 16 de enero.

El subsecretario de Participación Ciudadana, Pablo Vázquez Camacho, señaló que es la primera vez que el programa durará 40 días.

“Cada año esperamos cerrar con alrededor de más de 8 mil remisiones al centro de revisiones administrativas; si nos ponemos a pensar, cada una de esas remisiones significa una persona que estaba bajo los efectos del alcohol y que ya había agarrado el volante”.

Pablo Vázquez Camacho, subsecretario de Participación Ciudadana y Prevención del Delito.

Diariamente, operarán 25 puntos, de los cuales 17 funcionarán en la noche, en zonas cercanas a restaurantes, bares y plazas comerciales de las 16 alcaldías de la Ciudad de México. El objetivo es reducir la incidencia de accidentes en un 30%.

“El año pasado hubo 150 fallecimientos en correlación al consumo del alcohol con un conductor que estaba en una situación de descuido respecto del consumo o que fue víctima de otro conductor”.

Salvador Guerrero Chiprés, presidente del Consejo Ciudadano de la CDMX.

Los oficiales contarán con dispositivos electrónicos llamados alcostop con los que se puede detectar alcohol a distancia.

En zonas de bares y restaurantes se aplicarán pruebas de forma voluntaria; los que salgan positivos no tendrán sanción y se les invitará a que alguien más que no haya tomado maneje.

Las autoridades recordaron que de acuerdo a las modificaciones de la ley, en caso de que un conductor dé positivo en un punto de alcoholímetro, el automóvil será arrastrando a un corralón sin la posibilidad de que algún acompañante pueda llevárselo.

En caso de que trámite un amparo con los llamados coyotes, su auto no será devuelto hasta que cumpla con la sanción inconmutable de 20 a 36 horas de arresto.