Las vacunas COVID-19 protegen “muy bien” seis meses después de la última dosis con una “pequeña y modesta reducción” en la protección, dijo en una conferencia de prensa Kate O’Brien, directora del departamento de inmunización de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Hemos revisado los datos que hay y la mayoría muestra que la vacuna tiene una duración de hasta seis meses”.

Kate O’Brien, directora del departamento de inmunización de la OMS

Alejandro Cravioto, presidente del Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico (SAGE), dijo que las vacunas inactivadas, que toman el virus del SARS-CoV-2 y lo inactivan o matan utilizando productos químicos, calor o radiación, son elaboradas por los fabricantes chinos Sinovac Biotech, la empresa estatal Sinopharm y la india Bharat Biotech.

“Una sola dosis de la vacuna de Johnson & Johnson sigue siendo eficaz, pero datos de los ensayos clínicos de la empresa en los que se usan dos dosis demuestran claramente el beneficio de recibir más vacunas”.

Alejandro Cravioto, presidente del Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico

OMS pide refuerzo a inmunodeprimidos

La OMS recomendó este jueves que se ofrezca una dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 a las personas inmunodeprimidas o que hayan recibido una dosis inactivada para protegerse contra la disminución de la inmunidad.

Muchos países han estado implementando vacunas de refuerzo, dirigidas a personas mayores o con problemas de salud subyacentes, pero las preocupaciones sobre la nueva variante Ómicron, más transmisible, han llevado a algunos a expandir su uso a porciones más grandes de su población.

Con tasas de vacunación contra el COVID-19 preocupantemente bajas en gran parte del mundo en desarrollo, la OMS ha dicho en los últimos meses que la administración de dosis primarias, en lugar de refuerzos, debería ser una prioridad.

La recomendación llega después de que el SAGE en materia de inmunización celebró una reunión el pasado martes para evaluar la necesidad de aplicar vacunas de refuerzo contra el COVID-19.

En una reunión informativa, el presidente del SAGE, Alejandro Cravioto, dijo que los datos que van apareciendo muestran que la eficacia de las vacunas contra el COVID-19 disminuye, y que se observa un descenso significativo sobre todo en las personas mayores.

“Seguimos apoyando la necesidad de equidad en la distribución (de vacunas) y el uso de una tercera dosis solo en aquellos con problemas de salud o que han recibido una vacuna inactivada”.

Alejandro Cravioto, presidente del Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico

Refuerzo COVID es “seguro y eficaz”: EMA

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA), con sede en Ámsterdam, declaró este jueves que las dosis de refuerzo de la vacuna de COVID-19 pueden administrarse de forma “segura y eficaz”, solo tres meses después de la última inyección.

“Aunque la recomendación hasta ahora era administrar las dosis de refuerzo preferentemente seis meses después, los datos disponibles actualmente permiten apoyar la administración segura y eficaz de una dosis de refuerzo tres meses después de la primera pauta completa de vacunación”.

Marco Cavaleri, responsable de la estrategia de vacunación de la EMA

Esto es posible cuando “un intervalo tan corto sea deseable desde un punto de vista de salud pública”, añadió Marco Cavaleri, quien recordó que todavía “es demasiado pronto para decir si la composición de las vacunas tiene que ser modificada” para luchar contra la variante Ómicron.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA), con sede en Ámsterdam, informó este jueves que la mayoría de los casos provocados por la variante Ómicron del coronavirus en la Unión Europea (UE) parecían ser de síntomas “leves”.

“Los casos parecen ser en su mayoría leves, pero tenemos que reunir más pruebas para determinar si el espectro de gravedad de la enfermedad causada por Ómicron es diferente de todas las variantes que han circulado hasta ahora”.

Marco Cavalieri, jefe de estrategia de vacunas de la EMA

La Unión Europea (UE) actualmente ha registrado un número creciente de infecciones por la pandemia de COVID-19, así como un aumento en las tasas de hospitalización; sin embargo, las vacunas impiden que millones de ciudadanos de la UE enfermen gravemente o mueran.