Luego de la salida de Santiago Nieto, de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) el escenario para Morena en Querétaro podría cambiar.

Un sector del partido cataloga de ineficaz e incapaz la gestión de Mauricio Ruiz Olaes, lo que ha provocado una pérdida de confianza entre los militantes, factor que lo ha superado, aunado a la simpatía de morenistas hacia César Gutierrez “Guti”, Ruiz Olaes tuvo la idea de pensar que no tendría una alternativa más que buscar cobijo en la dirigencia nacional, nada menos y nada más que con René Bejarano.

Adicional a esto Mauricio ha sido señalado por los simpatizantes de “Guti” de difamación, junto a Mario delgado y Jorge Luis Montes Nieves, ex diputado federal.

Esto hace que el partido esté aun más dividido que como se encontraba durante el proceso electoral.

Además de esto se hizo acompañar de Lupe “Chupes” García, de El Marqués, quien perdió las elecciones a la alcaldía en esa demarcación en el pasado proceso electoral.

Y sobre el tema de la representación de Joaquín de la Lama, movimiento encargado en el «Abogado» Luis Reyes, quien no perdió el tiempo en señalar que al quedarse sin líder a quien seguir, ha provocado que el grupo de Santiago Nieto se podría rendir a sus pies para no perder sus posiciones.

Estás decisiones solo le dejan el campo abierto a otros grupos como lo son el de Celia Maya, El «Guti», Arturo Maximiliano y Juan José Jiménez para hacerse del control de Morena en Querétaro, los cuales serían los candidatos para sustituir a Ruiz Olaes en la dirigencia.

Da la sensación que es inminente el desplome de las figuras que se habían encumbrado con Santiago Nieto y que se presume tendrán que dejar sus cargos a más tardar en enero del 2022.