El presidente estadounidense Joe Biden expresó en la cumbre virtual con su homólogo chino Xi Jinping sus “preocupaciones” sobre los abusos de derechos humanos en su país, y advirtió ante movimientos “unilaterales” sobre Taiwán, informó la Casa Blanca.

  • El objetivo de la videoconferencia era establecer “salvaguardas” para contener la creciente volatilidad de las relaciones entre las dos potencias mundiales, pero en ella afloraron las tensiones, especialmente alrededor de Taiwán, la isla autogobernada democráticamente reivindicada por Pekín.

El mandatario estadounidense mostró su compromiso con la política de “una China” en Taiwán, contraria a una separación de la isla y el continente, pero advirtió que “se oponen fuertemente a los intentos unilaterales para cambiar el statu quo o diezmar la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán”.

  • “El presidente Biden expresó preocupaciones sobre las prácticas de la República Popular de China en Xinjiang, Tíbet y Hong Kong, así como por los derechos humanos más ampliamente”, indicó la Casa Blanca en un comunicado tras el encuentro virtual de varias horas, tres para ser exactos, más tiempo del esperado
  • Los líderes de las dos principales economías de mundo habían hablado extensamente por teléfono dos veces desde la investidura de Biden en enero, pero no se han visto en persona debido a la negativa de Xi de viajar al extranjero durante la pandemia.

    Por ello se optó por un encuentro en línea en el que, aunque a distancia, los dos líderes pudieron verse las caras.

    Al comenzar el encuentro, Biden señaló que “la competencia entre los dos países no debe transformarse en un conflicto intencionado o no”, tras las tensiones acumuladas en torno a Taiwán, el comercio y los derechos humanos.