“La próxima ola” de coronavirus (COVID-19) “eclipsará a todas las anteriores”, advirtió el Instituto Robert Koch de Alemania, por lo que el Gobierno detalla un plan para que ciudadanos sin “razón laboral imperativa” vuelvan al trabajo desde casa (home office).

  • El Instituto Robert Koch es una agencia de investigación responsable del control y prevención de enfermedades en Alemania

La potencia europea se prepara para volver al home office, según un proyecto de ley al que tuvo acceso la AFP, en un contexto de aumento sin precedentes de contagios de COVID-19. La reintroducción de la medida, que fue suprimida en julio, llega cuando el país enfrenta la cuarta ola del virus.

COVID-19 en Alemania

  • Desde mediados de octubre, las infecciones y las muertes se han disparado
  • Esto, mientras la campaña de vacunación se sitúa en un 67% de la población

Según el borrador consultado, empresas de Alemania estarán obligadas a proponer home office si no hay una “razón laboral imperativa” para acudir al lugar del trabajo. Personas que vayan a trabajar, demostrarán que están vacunadas contra el COVID-19 o que dieron negativo en un test.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, declaró que era necesario un “esfuerzo nacional” para acabar con la cuarta ola de COVID-19, y pidió que se vacunen los que aún no lo han hecho: “Estoy muy preocupada por la situación. Nos enfrentamos a unas semanas difíciles”.

Home office

Alemania se enfrenta a una cuarta ola de COVID-19, con número récord de contagios. Austria y República Checa también se encuentran en esta situación. Cerca de un 67.4% de la población está totalmente vacunada, muy lejos del objetivo de 75%. Angela Merkel agregó:

“Necesitamos un esfuerzo nacional para acabar con la fuerte ola otoñal e invernal de la pandemia. Si nos mantenemos unidos, si pensamos en protegernos a nosotros mismos y en cuidar a los demás, podemos salvar gran parte de nuestro país este invierno”.

El Gobierno de Alemania perfila un plan para que la mayoría de la población regrese al home office, ante la cuarta ola de COVID-19. Foto: Reuters.