Los padres de familia que no deseen regresar a las clases presenciales estarán en su derecho y tendrán la opción de la educación a distancia, expuso el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante rueda de prensa.

“Si una familia decide que no vayan mis hijos a la escuela, pues no van, van a tener la opción de la televisión, de la educación a distancia”, comentó.

No se va a obligar a los padres que se envíen a los padres a la escuela y se mantendrán los programas de educación a distancia que operaron durante el confinamiento.

López Obrador consideró que el regreso a clases presenciales es un asunto de interés social pues la mayoría de los niños y adolescentes se ven afectados por el sedentarismo durante el confinamiento.

“No es solo un asunto educativo, es un asunto social necesitamos que los niños no estén encerrados, que no estén sujetos solo al nintendo, están siendo afectados la mayoría de los niños, de los adolescentes por esta situación”, abundó.

Sin embargo, afirmó que para quienes accedan al regreso presencial habrá protocolos sanitarios, pruebas de detección y una actuación expedita.

“Yo estoy optimista, y vamos a estar pendientes de que no se contagien los niños, de que si hay un contagio se le atienda rápido, que se proteja a los demás, que se les hagan pruebas, cuidarlos y tenemos que correr ciertos riesgos como todo en la vida”, afirmó el mandatario federal.

Reconoció que habrá oposición política al regreso a clases por parte de los “opositores que no vuelven en sí, sino en no”.