Los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y de Rusia, Vladímir Putin, han llegado a un acuerdo para el retorno de los embajadores que fueron expulsados de los respectivos países y para el inicio de conversaciones sobre el tema de la ciberseguridad.

El propio mandatario ruso hizo el anuncio al concluir la cumbre celebrada este miércoles en Ginebra, Suiza, que se ha prolongado durante casi cuatro horas.

Putin calificó de constructiva la jornada con su homólogo estadunidense y dejó claro que no hubo hostilidad alguna, “al contrario, aunque el resto de la comparecencia ante medios de comunicación mostró la distancia entre ambos países, reporta el diario español El País.

Vladimir Putin recibió preguntas de los reporteros en materia de derechos humanos, las cuales respondió con su fórmula habitual, echar en cara a Estados Unidos las guerras de Irak y Afganistán, así como la prisión de Guantánamo, en Cuba.

El líder ruso también echó en cara las protestas contra el racismo y los disturbios del pasado verano en Estados Unidos y el asalto al Capitolio del 6 de enero.

También tuvo palabras de elogio para Biden, a quien calificó de equilibrado, profesional, muy experimentado. “El presidente estadounidense me ha hablado mucho de su familia y de su madre, lo cual habla del nivel de su moral”.