Este miércoles, la empresa DNV encargada del peritaje del accidente en la Línea 12 del metro anunció los resultados preliminares de su investigación, la cual apunta a que la falla estructural se debió a deficiencias desde la construcción.

De acuerdo con la empresa noruega, existieron defectos en el proceso de soldadura de los pernos Nelson en las trabes que conforman el conjunto del puente. Estas fallas en la soldadura ocasionaron daños y deformaciones de manera gradual en distintas partes de la trabe que se desplomó el pasado 3 de mayo, dejando 27 muertos y 79 heridos.

En conferencia de prensa, el secretario de Obras y Servicios de la Cuidad de México, Antonio Esteva Medina, explicó que de acuerdo con el documento publicado por DNV, los rieles, ruedas metálicas, gabinetes y motores de interruptores se observaron en condiciones normales.

La empresa de peritaje seguirá con las investigaciones para determinar si hubo un impacto relacionado con las reparaciones y rehabilitaciones hechas después de la construcción de la Línea 12. Una vez concluido el dictamen preliminar, continuarán con las revisiones de los planos del tramo, así como utilización de materiales y análisis de carga en el momento del siniestro.