Deformación de vigas, fracturas en diversas trabes y soldaduras no concluidas o mal ejecutadas por donde pasaba el tren de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México son algunas de las inconsistencias que se observaron en el peritaje parcial tras el colapso del del pasado 3 de mayo entre las estaciones Olivos y Tezonco, que dejó un saldo de 26 personas muertas y más de 80 personas heridos.

La empresa Det Norske Veritas (DNV) entregó este miércoles a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, los resultados de la primera etapa del peritaje sobre las causas del incidente en la la Línea 12 del Metro.

El secretario de Obras y Servicios de la Ciudad de México, Jesús Antonio Esteva Medina, enlistó una serie de irregularidades en en el proceso de soldaduras de los pernos Nelson; porosidad y falta de fusión en la unión de pernos y trabes; la falta de pernos Nelson en las trabes que conforman el conjunto del puente; diferentes tipos de concreto en la tableta; soldaduras no concluidas o con deficiencias en su ejecución; además de la supervisión y control dimensional en soldaduras de filete.

“Es un reporte preliminar y todavía no hay resultados finales”, dijo a su vez el director general de DNV México, Eckhar Hinrichsen,  previo a la lectura de los resultados.

Puso de manifiesto que el 14 julio se entregará la segunda parte del peritaje y el 30 de agosto la tercera parte del documento de investigación y prueba.

En la construcción de la Línea 12 participaron el consorcio integrado por ICACarso infraestructura y Construcciones y Alstom Mexicana.

La Línea fue inaugurada el 30 de octubre de 2012 por Marcelo Ebrard, quien en ese entonces era el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, y el presidente Felipe Calderón Hinojosa.