Cada una de las 13 Facultades y Escuela de Bachilleres de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) definirá qué estrategias -de las propuestas por el Colegio de Directores- empleará para retomar las actividades académicas de manera presencial, después de año y medio de que éstas se estén llevando a cabo a distancia, debido a la pandemia por COVID-19.

La rectora de la Máxima Casa de Estudios del estado, Dra. Teresa García Gasca, informó que, a partir del próximo mes de agosto, la Institución iniciará un esquema gradual, paulatino y responsable para regresar a la presencialidad, con un tope máximo del 30 por ciento previsto para el semestre 2021-2.

“Todos los campus iniciarán como si estuviéramos en semáforo naranja y poco a poco, como se vaya desarrollando la curva epidemiológica, iremos dando pasos hacia adelante; no vamos a regresar al 100 por ciento el próximo semestre, yo estimo que tardaremos de aquí a abril del año que entra, para que estemos en totalidad de actividades”, indicó la Dra. García Gasca.

La también catedrática manifestó que el regreso -al principio- será voluntario, pues la Universidad está consciente de que hay estudiantes, docentes y administrativos que no cuentan con las condiciones necesarias para reintegrarse al esquema presencial; por lo que hizo el llamado a quienes se encuentren en esta situación, a notificar a sus superiores o, en el caso de los alumnos, a los coordinadores de sus licenciaturas, para que se tomen las decisiones apropiadas y se brinde la oportunidad a todas y todos de irse reincorporando de acuerdo a sus posibilidades.

“Cada unidad académica definirá que tipo de estrategias aprovechará de nuestro ‘menú de estrategias’ en función de su naturaleza y sus necesidades; tenemos, por ejemplo, desde clases totalmente virtuales; clases semipresenciales; híbridas, con sesiones teóricas virtuales y prácticas presenciales; aulas invertidas, en las que se combinan la modalidad presencial y virtual, entre otras”, señaló la Rectora.

Actualmente, se registra una presencia en las oficinas administrativas de la UAQ del 50 por ciento; los proyectos de investigación continúan con su curso normal; mientras que las clases y actividades académicas presenciales se encuentran entre un 10 y un 15 por ciento.

“El regreso a las actividades depende de todos y cada uno de nosotros; el abrir clases para la UAQ, y en general para todo el sector educativo, implicará también que se va a incrementar la movilidad, lo que significa un riesgo dentro de la condición sanitaria en la que seguimos viviendo, por eso es necesario hacerlo todo en forma paulatina y ordenada”, dijo la Dra. García Gasca.

“En particular, le pedimos a nuestra comunidad que nos sigamos cuidando. Mantener el uso de cubrebocas en las instalaciones, que es obligatorio; cuidar siempre la sana distancia y todas las demás disposiciones que ya conocemos”, acotó.