El gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, garantizó que no hay un solo preso político durante su administración.

Esto luego de que esta mañana fueron detenidas cinco personas en Plaza de Armas, entre ellas, el activista Jerónimo Sánchez, quien aparentemente lideraba a los artesanos indígenas que se habían instalado en el andador 5 de Mayo. 

Explicó que el municipio hizo un trabajo junto con la Secretaría de Gobierno para concertar todos los días con diferentes grupos y que el resultado fue que hoy la mayoría de los comerciantes de origen indígena están credencializados y cuentan con espacios para vender sus artesanías.

Asimismo, cuestionó que durante 5 años y medio, Plaza de Armas estuvo limpia y “que casualidad que vienen las elecciones y se vienen y se instalan”.