“Si todo sale como esperamos, a final de este año habrá una vacuna mexicana que sería puesta a disposición de la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para su uso de emergencia”, señaló.

La vacuna “Patria” aún no se ha sometido a las tres fases de estudio requeridas para validar su eficacia, abundó la funcionaria. 

Según las previsiones, la primera fase se realizará entre abril y mayo, la segunda entre junio y julio, y la tercera entre agosto y octubre, y para ello, se reclutará a personas de entre 18 y 55 años para la realización de los estudios correspondientes.

“Se van a un poco más de 100 pacientes voluntarios, aunque el protocolo está pensado para 90. Y este proceso ya inició y es una convocatoria de principio abierta pero con un procedimiento claro de tamizaje puesto que se tiene que ver que los pacientes voluntarios cumplan con ciertas características”, señaló la directora del Conacyt.