La Cámara de Diputados aprobó en lo general la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica promovida por el presidente Andrés Manuel López Obrador, que supone un aumento a las tarifas eléctricas.

La reforma constitucional va en contra de la opinión de organismos internacionales y de entrada, otorga ventajas para la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sobre las empresas privadas.

Tras la aprobación en lo general, en estos momentos se discuten 412 reservas en el seno de la Cámara de Diputados.

La iniciativa, avalada por 304 a favor y 179 en contra y cuatro abstenciones dará facultades al gobierno de México para suspender permisos a otros generadores de energía. 

La propuesta del presidente busca dar prioridad a la energía producida por la CFE. También forzará a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) a revocar los permisos de autoabastecimiento y las empresas privadas no podrían generar la energía que consumen.

También modifica los Certificados de Energías Limpias (CEL) que pueden obtener las compañías.